Interés socioeconómico

La yerba mate es ampliamente cultivada en Argentina, Brasil y Paraguay en un área conjunta de 330.000 hectáreas (Jerke et al. 2009; INYM 2014). La Argentina es el mayor productor global, con un rendimiento de más de 1.000.000 de toneladas anuales que representan ~80% del total a nivel internacional (INYM 2014). La provincia de Misiones está a la vanguardia en el país, abarcando la mayor superficie cultivada (90%) y concentrando el 97% de los productores. Asimismo, Misiones concentra la mayor parte de la etapa industrial con el mayor número de secaderos (94%), acopiadores (93%) y molinos (85%). Por ello, esta provincia genera el 84% de la producción nacional, seguida por la provincia de Corrientes que contribuye con el 16% restante (Canitrot et al. 2011; INYM 2014). Particularmente en Misiones, el cultivo ocupa el 50% de su superficie agrícola y la actividad yerbatera en esta provincia ocupa el 22% de la mano de obra en el sector primario y el 15% en el sector manufacturero, y constituye la primera actividad industrial con el 25% del total (Canitrot et al. 2011; Dolce 2012) lo que enfatiza su importancia para las economías locales. Particularmente, desde la creación del Instituto Nacional de la yerba mate (INYM) en 2002, se observa un significativo aumento de la participación relativa de los productores y de los secaderos en el precio final de la yerba (Gortari 2007; Rau et al. 2009). Alrededor del 15% de la producción total de yerba mate se exporta a mercados de Sudamérica, Europa y Asia, destacándose la participación de Siria (Canitrot et al. 2011). Sumada a su importancia agrícola y económica, es de destacar la profunda y omnipresente influencia de la yerba mate en la dinámica sociocultural de América Latina y especialmente en el Mercosur.

Más en esta categoría: